Ahora que estamos en plena temporada de verano, no nos dejan de bombardear con información útil sobre la importancia de proteger la piel de los rayos del sol. Sin embargo, no debemos olvidar que los ojos también sufren más en estos meses estivales en los que tenemos una mayor exposición al sol. Por consiguiente en este artículo te vamos a responder a una serie de cuestiones que todos nos hemos planteado alguna vez: ¿es importante utilizar gafas de sol? ¿Sirve cualquier gafa de sol para protegernos? ¿Es sólo son un elemento de adorno para los innumerables “selfies”?

Es obvio que la lente y su función protectora tienen un papel muy importante cuando hablamos de gafas de sol de calidad. Una buena lente nos protege de la radiación ultravioleta, la cual puede causarnos daños oculares irreparables a pesar de no ser visible. Además, una lente de calidad disminuye la intensidad de la luz solar, que en incontables ocasiones resulta molesta a la hora de realizar algunas actividades típicas de esta estación.

Unas gafas que tengan una buena lente tendrán siempre serigrafiadas las siglas CE de calidad, distintivo mediante el cual el fabricante informa a usuarios y autoridades competentes de que los materiales y la tecnología utilizadas en las gafas cumple con la legislación obligatoria en materia de requisitos esenciales de calidad.

En lo que se refiere al índice de protección contra los rayos UV, el filtro UV400 utilizado en modelos de gama alta es un tratamiento del cristal de mayor protección dentro de los rangos de radiación ultravioleta. Es decir, unas gafas de sol que utilicen el filtro UV400 protegen el ojo humano al 100% del efecto negativo que los rayos solares pueden tener sobre nuestros ojos.

De forma paralela está el concepto de la polarización. ¿Qué función tiene una lente polarizada? Pues su función principal es la de eliminar los reflejos adicionales que con unas lentes de sol convencionales no conseguiríamos erradicar.

Otra característica importante que no podemos obviar es la importancia de la ligereza y comodidad. Unas gafas de sol pesadas que no se adapten pueden causar problemas. En resumen, por tu salud visual es mejor destinar algo más de dinero en unas buenas gafas y no en las que más te guste su diseño si no son da calidad, lo vas a agradecer. ¡Feliz verano y a protegerse del astro sol!