Bueno, como sabemos que estás cansado/a de tomar pastillas o medicamentos cada vez que enfermas de gripe, te vamos a hablar de algunas alternativas más naturales para prevenir y combatir la gripe y el resfriado común durante el invierno y saber si realmente son efectivas.

Otoño e invierno son épocas de frío, y con las amenazas de las enfermedades ya citadas. Se puede prevenir estando fuertes inmunológicamente, pero no es lo mismo obtener vitaminas de los alimentos, por ejemplo comiendo más cítricos -naranjas, mandarinas y limón- por su contenido en vitamina C, que tomar los suplementos vitamínicos en pastillas o en polvos. Antes de tomar vitaminas o suplementos es importante que consultes a tu médico sobre todo si estás embarazada, si tienes alguna enfermedad crónica, si estas tomando otras medicinas o suplementos o si estás pensando en administrárselos a un niño, ya que a veces pueden tener efectos secundarios o contraproducentes y dañar la salud en vez de ayudar. Dicho esto, ¿qué vitaminas puedes buscar contra la gripe y el resfriado?

No olvides que el resfriado y la gripe son enfermedades provocadas por virus diferentes y se manifiestan con síntomas distintos, el primero es una infección de las vías respiratorias superiores que dura alrededor de una semana y puede causar estornudos, congestión nasal, dolor de garganta y tos; mientas que la segunda es una enfermedad respiratoria, a veces con síntomas en el aparato digestivo, que puede aparecer abruptamente y puede provocar síntomas más graves que los del resfrío, como fiebre, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones y cansancio extremo, y que puede tener complicaciones graves.

Incluir algunos suplementos contra el resfriado o la gripe no te asegura nada, eso hay que tenerlo claro. Los que más se utilizan son la vitamina C, la equinácea, el zinc, el ajo, la menta, el té verde o la miel, pero no hay pruebas científicas disponibles hasta la fecha que apoyen la recomendación de su uso.

Teniendo claro que no existen pruebas concluyentes de que estos suplementos sean una alternativa útil para combatir la gripe, lo más recomendable es vacunarse, ya que es la mejor forma de protegerse contra esta enfermedad, también conocida como influenza. Los niños pequeños, los adultos mayores, las mujeres embarazadas y las personas con ciertos problemas de salud crónicos corren mayor riesgo de tener complicaciones relacionadas con la gripe, como la neumonía.

A diferencia de los suplementos anteriores, cuyos efectos no han sido comprobados, existen algunas medidas naturales que sí han demostrado tener efecto en la prevención de estas enfermedades. Y lo mejor de todo, es que son muy fáciles y sencillas de realizar ya que se relacionan con hábitos saludables de vida e higiene que ayudan a evitar el contagio:

-Llevar una dieta sana.

-Hacer ejercicios regularmente.

-Controlar el estrés.

-Al toser o estornudar, cubrirse la nariz y la boca utilizando el brazo (no la mano) o un pañuelo desechable.

-Lavarse frecuentemente las manos con agua tibia y jabón o limpiarlas con alcohol en gel durante varios segundos.

-Mantenerse dentro de lo posible alejado de las personas enfermas.

-Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que esa es la manera en que se propagan los microbios.

Tener en cuenta estas medidas reducirá las probabilidades de contagiarse de varias enfermedades infecciosas, entre ellas la gripe (además de la vacuna) y los incómodos resfriados.

¿Qué conclusión sacamos? Pues que te acerques por nuestra farmacia y te recomendaremos la mejor opción para que no caigas en la trampa del frío, o si ya estás enfermo, que pases el mal trago de la forma más rápida y cómoda posible.