Todos hemos oído hablar de la píldora anticonceptiva de emergencia, o más comunmente llamada como “la píldora del día después”. Sin embargo, no todos saben cómo se usa, dónde se consigue o los riesgos que conlleva su uso reiterado.

Las píldoras anticonceptivas de emergencia, como su propio nombre indica, sirven para interrumpir la ovulación o fertilización, es decir, para prevenir de un embarazo no deseado una vez ya se han practicado las relaciones sexuales. A fin de que el medicamento sea efectivo, debe tomarse en la primeras 72 horas después de la relación sexual. Sí es cierto que la efectividad es mayor si se ingiere al día siguiente del acto sexual.

Queremos recalcar que ésta es una vía complementaria de contracepción y no un método anticonceptivo regular. Para conocer todas las opciones anticonceptivas y encontrar la que más se adapte a tus necesidades, no dudes en contactar con tu médico. De igual forma, en la farmacia podemos asesorarte de todas las medidas anticonceptivas disponibles.

Desde hace unos años, no es necesaria receta médica para conseguir este medicamento. Aun así, el farmacéutico es el profesional sanitario que te proporcionará toda la información necesaria para que se haga un uso adecuado del tratamiento. Eso sí, una vez administrado, es aconsejable ponerse en contacto con tu centro de salud o con un centro de atención a la salud sexual y reproductiva.

Es de crucial importancia saber que la anticoncepción de emergencia no protege contra las infecciones de transmisión sexual. Como comentábamos en el post de la semana pasada acerca de las ETS, los preservativos (masculinos y femeninos) son las opciones anticonceptivas más eficaces para prevenir estas enfermedades.

Recuerda que, aunque es un medicamento efectivo, no debes abusar. Supone un trastorno hormonal que puede ir acompañado de posibles efectos secundarios tales como náuseas, vómitos, la contracción de infecciones o pequeñas pérdidas se sangre. No debe convertirse en un método anticonceptivo recurrente, de ahí que se denomine “de emergencia”.

Ya sabes, estos Carnavales, ¡póntelo!