¿Por qué utilizar lubricantes íntimos?

El uso de los lubricantes en las relaciones sexuales ha ido evolucionando a lo largo de los años, de ser casi inexistente en el acto sexual ha pasado a tener un papel principal en el mismo. Gracias a este producto, que está especializado en minimizar el roce en los genitales o en el ano, en el momento que tiene lugar la relación, se ha aumentado considerablemente el placer que provoca en la pareja.

Hay dos tipos de lubricantes, los hidrosolubles (con base acuosa) o los de base mineral oleosa. Es recomendable saber de que tipo es el lubricante que vas a comprar porque si en la relación íntima se utiliza preservativo (siempre se debe utilizar preservativo) se tienen que evitar aquellos que sean de base mineral acuosa ya que pueden inutilizar el preservativo de látex. Por tanto, si está presente el condón en la relación, se deberá utilizar un lubricante con base acuosa.

Por un lado, se puede emplear el lubricante tanto para evitar un dolor (incómodo y molesto) a la hora de la fricción como para tener más facilidad a la hora de practicar el sexo anal, ya que el ano no cuenta con la lubricación necesaria para que el sexo se lleve a cabo sin dolor, debido a la fricción continuada. Además, muchas de nosotras no producimos gran cantidad de lubricación natural por lo que es necesario utilizar un lubricante que facilite la lubricación. El lubricante, nuestro gran aliado, se aplica normalmente antes de la penetración y en las zonas tales como la vagina, el ano, el glande (última parte del pene) y/o consolador.

Por otro lado, muchas veces es el hombre el que necesita lubricarse (al no existir líquido pre-seminal) para no hacerse daño en la zona íntima y tener molestias en la misma, lo cual es bastante incómodo ya que el hombre permanece durante varios días con el pene rojo o con pequeñas heridas.

¿Los lubricantes sirven solo para facilitar la penetración y/o evitar el daño la relación sexual?

Definitivamente no. Estos productos magníficos los podemos utilizar con nuestra pareja para aumentar el deseo sexual con juegos preliminares picantes, o dándonos masajes sensuales que hagan de la relación una auténtica delicia. Cabe destacar un estudio, llevado a cabo en Estados Unidos, y plasmado en la revista The Journal of sexual Medicine sobre el uso de los lubricantes, en el cual un 70% de las mujeres que participaron (incluyeron 2.500 mujeres; 10.000 actos sexuales analizados y cerca de 3.000 masturbaciones), concluyen que las que habían utilizado lubricante en las relaciones sexuales resaltan de las demás por tener mayores niveles de placer.

En definitiva, en nuestro sexshop podrás descubrir infinidad de lubricantes adaptados a las necesidades de cada persona, para él, para ella, con diferentes sabores, texturas, tamaños, etc.

¡No reprimas ni un minuto más el deseo de tener una relación sexual placentera con tu pareja, lo más importante es disfrutar y diviertirse!