Un poco de historia

El uso del preservativo era impensable hace algunos años dado que la iglesia catalogaba su uso como un pecado ya que iba en contra de la planificación familiar establecida para el hombre y la mujer.

A día de hoy se le atribuye su origen al Doctor Lord Condom, médico de Carlos II de Inglaterra, su uso y creación fue impulsado por la preocupación de la expansión de la sífilis, enfermedad venérea que contraían los hombres que frecuentaban las casas de prostitución.

El condón estaba formado por tripas de animales engrasadas para conseguir mayor calor corporal con el extremo atado para evitar rozaduras y posibilitar el estiramiento de éste dependiendo de la longitud del miembro, pero no evitaba embarazos.

En esa época el obtener un condón estaba reservado para los de clase media-alta por lo que se dice que las personas lavaban los condones para reutilizarlos todas las veces que fuera posible, y en caso de que se endureciera lo sumergían en leche tibia para que se ablandara y volviera a su textura inicial.

No fue hasta 1702 cuando el médico inglés John Marten presentó un nuevo método anticonceptivo opuesto al del Doctor Lord Condom. Era una funda de lino humedecido en un producto, jamás desveló el contenido de éste. A diferencia del primer condón, este si evitaba el contagio de enfermedades de transmisión sexual y embarazos, ya que evitaba el acceso del esperma al óvulo.

John Marten había conseguido dar un paso más en el cuidado en las relaciones sexuales, pero quemó todo aquello que había conseguido.

La evolución del condón fue a gracias a Charles Goodyear en 1843 cuando el producto artesanal empezó a fabricarse en serie gracias al descubrimiento de la vulcanización del caucho, éstos prometían mayor resistencia, sensibilidad y seguridad.

Fue en 1919 cuando Federick Killian mejoró este producto y lo convirtió en el producto que hoy conocemos, esto fue gracias a la utilización del látex como materia prima.

Sus ventajas fueron numerosas pero las más destacadas eran: su resistencia y su grosor.

El uso del preservativo quedó en un segundo plano en los años 60 debido a la introducción de la píldora anticonceptiva para el control de la natalidad, aunque no fue al principio de los 80 con la expansión del sida que los condones volvieron a ser utilizados como principal herramienta vital para la prevención de infecciones.

Características y gama de la marca.

Un preservativo normalizado debe de constar con ciertas características, pero hoy en día existen infinitas variedades como los que presenta la marca Sanisex disponible en Hispamarkt.

La ventaja de esta marca frente a las otras es que presenta 3 formatos de caja: 3, 14 y 144 unidades; cuentan con látex de última tecnología.

Su particularidad reside en que presentan mayor tamaño, son ultra extensible y resistente; además de que son bastantes asequibles.
Entre los más destacados, en los 3 tipos de formato, podemos encontrar:

  • Top fashion
  • Xhampagne
  • Suite
  • Xgame
  • Sexpower
  • Heat beach
  • Ultra Sport
  • Transparente ultra fino
  • Gay passion
  • Love
  • Punteado
  • Music
  • Ibizax
  • Chocolate
  • Sensación natural
  • Finissimo
  • Billy Boy
  • Billy Boy langer
  • Té retardante
  • Multiorgasmico mujer
  • Anal lover
  • Multisex
  • Mutual Orgasmic